Entradas

Mostrando entradas de septiembre, 2013

Nueva edición del libro sobre Fairbairn

Imagen
Tengo el placer de informar que acaba de aparecer la segunda edición de mi libro sobre la vida y la obra del ilustre psicoanalista escocés Ronald D Fairbairn (1889-1964), autor relevante en la historia del psicoanálisis relacional del que me he ocupado numerosas ocasiones en estas páginas. Ha influido en autores tan diversos como Otto Kernberg y Stephen Mitchell, entre muchos otros. Para Librerías y otros puntos de venta, nuestra distribuidor en Exclusiva para España del fondo de ÁGORA RELACIONAL es:  PARADOX LIBROS c/Santa Teresa, 2 28004 Madrid (ESPAÑA) Telef. 917004040 paradox@paradox.es 

CINE DE ZOMBIS

Imagen
El cine de zombis nos brinda la oportunidad de ejercer imaginariamente toda nuestra destructividad hacia las personas sin el riesgo de sentir que hacemos algo malo, sin sentir culpa – “imaginaria” pero toda culpa lo es – ya que lo que se destruye son figuras que recuerdan la apariencia de lo humano pero ya no conservan su esencia de humanidad. Tienen vísceras y desparraman sangre estancada, pero se han deshumanizado, como paso previo necesario a la destrucción de todo enemigo, no puede ser como nosotros. La esencia humana que ha perdido el zombi es el razonamiento y el afecto. No piensa, sólo busca torpemente ingerir a sus semejantes todavía vivos, ya que por lo visto “zombi no come zombi”. Cuando vence es por masificación o por accidente. Con el vampiro la relación es más compleja y, a mi entender, más interesante, porque con él (o con ella) si se pueden entablar relaciones afectivas y eróticas - el mordisco es un equivalente del coito y no cumple una función puramente alimenticia– …

INDIVIDUO Y MOTIVACIÓN

Imagen
Cuando intentamos definir la motivación desde un punto de vista relacional nos enfrentamos, de forma inadvertida casi siempre, con el problema de que ya de inicio estamos planteando que el individuo tiene una necesidad, de apego o contacto, de reconocimiento, afiliación o lo que sea. Entonces es cuando el otro entra en escena, pues es necesario. Pero cuando imaginamos esta operación ya estamos dando por supuesta la existencia de entidades separadas yo-necesidad-otro y, si acaso, reconociendo la reciprocidad otro-necesidad-yo. La realidad, sin embargo, es más complicada, a pesar de ser más simple. El mero planteamiento de la necesidad es social por definición; toda necesidad es social aunque se refiera a los elementos más básicos de la subsistencia: comida, agua, aire. En situaciones de escasez los consumo, si puedo, a espaldas de los otros, pero pensando en los otros, con culpa u odio, o indiferencia. Es en el contexto de todos donde surge mi necesidad como algo que puede ser mío pro…